lunes, 1 de octubre de 2012

Algo que quería compartir.


Querida Amiga-Amigo:
 
Cuanto tiempo sin saber de ti, me preguntas como llevo la situación de mi país,  si tengo que contestar no sabría que escribirte. Nos insisten que la crisis es cíclica y que obedece a unos mercados que nos pintan como entes volátiles y lejanos, cuando en realidad son personas, que mueven los hilos para que ocurra lo que ellos quieren que ocurra, no por dinero pero si por avaricia y poder, poder de dominación, de conseguir lo que de una forma metódica y planeada surgió para proteger sus negocios, fue una escalada de más y más ambición, avaricia.
Mis conocimientos aunque limitados y en algunas ocasiones basados en lo que oficialmente nos quieren transmitir, reflexionando y buscando, buscando señales, pequeños hilos de donde tirar y poder llegar al meollo de la madeja, te das cuenta de que lo que parece no es, te das cuenta que no nos cuentan lo que es sino lo que ellos quieren contarnos para poder seguir manipulándonos, seguir usándonos y llevándonos a donde ellos quieren. Pruebas no tengo, capacidad de reflexión algo y evidencias son tan obvias, que en ocasiones dan miedo pensar que nos lo ponen delante y la masa sigue pensando que esto es una mala gestión de los políticos, que también es, pero no solo eso, nos presentan lo que realmente queremos creer, porque la verdad nos da miedo, te echa a temblar cuando poco a poco vas despertando, el miedo se mueve entre los rincones del alma, la sospecha de ser usados como mera carne de matadero nos congela el cuerpo y estallar nos paraliza porque pensamos que movernos nos desplazará de la zona segura donde creemos estar pero que en el fondo si hacemos un poco de introspección averiguamos que la seguridad es una falacia, es algo que nos venden para poseernos y sobre todo para chantajearnos. Ciertamente nos sentimos bien cuando nos invade la sensación de esa falsa seguridad poseyendo las cosas que nos han dicho que son las buenas, una casa, un coche, un trabajo y sobre todo el dinero, ese dios al que todos recurrimos rogándole que nos de, que nos de...
No voy a ser demagógica pero si tengo que ser sincera cuando digo que esto no tiene solución si seguimos caminando hacia donde ellos quieren, y nosotros como borregos continuamos haciéndolo, el sistema no se cambia pensando y haciendo lo mismo que hasta ahora. Tampoco creo que todos despertemos a la vez porque sufriríamos un colapso que nos paralizaría más, pero según vamos despertando tenemos que ir tejiendo los hilos que cada uno llevamos intrincados, para dar forma al nuevo tejido que nos protegerá del sistema que nos tiene muertos de frío y de hambre. Aunque algunos vivan en esa franja de comodidad y falsa seguridad de una forma desahogada eso jamás justificará que no seamos capaces de entender que no podemos seguir mirando para otro lado cuando explotamos, saqueamos, matamos y consentimos que a otros pueblos en nombre del consumo y de la seguridad que nos dicen darnos cuando declaran guerras, cuando invaden países o matan personas. Es fácil ignorarlo si no te toca pero que nos hace suponer que en los planes maquiavélicos de unos pocos, porque haberlos haylos, no entran someternos, empobrecernos y darnos miseria a esto que nos quisieron hacer pensar que era el primer mundo, cuando simplemente formabamos parte de un mero interés que no alcanzamos a comprender pero como en los grandes misterios llegaremos a desvelar.
Porque si algo he entendido en mis búsquedas de información es que en ocasiones los descubrimientos que no ayudan a confirmar las teorías oficiales de cualquier descubrimiento, se denominan anomalías y se destierran para que formen parte de esa historia paralela que avanza a la par que la oficial pero es desacreditada y olvidada. Como también creo en los ángeles y en nuestra genética divina que se han  empeñado en ocultar y nos han programado para sentirnos insignificantes y desconectarnos de las infinitas posibilidades que se nos brinda cada día, porque aunque pequeñas tenemos opciones.
Viendo el ocaso del día  en el  más bello paisaje que hay en el mundo, entiendo como la oscuridad nos envuelve y ahora nos toca a los humanos ser el amanecer del mundo como especie nos tenemos que esforzar en superarnos y sobre todo en avanzar para alcanzar lo que realmente nos importa, que se resume en alcanzar el amor y sobre todo la serenidad de la mente-cuerpo y espíritu.

No quiero cansarte con mis reflexiones, y sobre todo no sobrecargarte con los excesos conspiranoicos, como los llaman algunos. Si en la próxima carta  me  preguntas soluciones o maneras de llegar, me iré pensando como decirte que cada uno las llevamos dentro y solo podemos encontrarlas si nos aventuramos a buscar el camino y coger las llaves.
 
Esperando tu respuesta.
Saludos y muchos abrazos.

Felices o infelices pero ante todo alegres.
P.D: El ocaso puedes compartirlo conmigo es la foto que te mando, arriba del todo.¡Ah¡ y la frase de Heraclito es para que empieces a pensar.
Reitero, muchos abrazos.
 
 
 
 
 
 

7 comentarios:

  1. inmenso simplemente puedo decir eso
    y el ocaso o un amanecer compartiria hablando contigo un beso enorme y jamas cambies los que cambian dejan de ser ellos mismos
    UN BESAZO MI AMIGA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, tus palabras me reconfortan.
      UN BESAZO AMIGO MIO.

      Eliminar
  2. Hemos compartido ocasos, y quizás amaneceres, es fácil, es empático, mirar la belleza de lo inevitable, de lo efímero, de lo cotidiano. Nos han apartado de la magia de todos los días a cambio de nada, somos burros tirando de una noria a cambio de nada.
    Pero fue bonito conocernos.

    b7s

    ResponderEliminar
  3. Compartir contigo un placer,y habernos conocido un regalo.
    Besos poeta.

    ResponderEliminar
  4. Coincido en gran medida con tus certezas, querida amiga.
    Comparto esa estupefacción que da el ir despertando y cobrando consciencia de lo que está ocurriendo tras la maraña de mentiras.
    Hay momentos en que dan ganas de volver a echarse a dormir y dejar que la pesadilla termine por sí sola, aunque sea en tragedia.
    Sin embargo, tú también lo has dicho... ángeles, genética divina, opciones...
    Nos desconcierta muchas veces esa sensación de soledad, el desgaste de tener que salir de la noria para tirar de un carro.. Soltamos lastres, bloqueos, dudas, miedos, incertidumbres y.. no hay noria, no hay carro... No se trata de un "sálvese quien pueda" sino de escuchar con atención.. salirse de la hipnosis. Ahí ya es otro cantar. ¿Verdad que te suena familiar? :)))

    Besabrazos del Alba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El egoismo humano no tiene límites, aunque hemos crecido limitandonos, creyendo que no podíamos cambiar.
      Soñabamos con posibles, deseabamos con avaricia, y como dice el refrán, La avaricia rompió el saco.
      Ni culpables, ni inocentes, todos tirando de la noria, unos más que otros, y sobre todo los olvidados, aquellos que hace mucho viven inmersos en crisis perpetuas, ahogados por la avaricia-codicia. Unos despertamos, otros duemevelan, y más de los que nos gustaría duermen y sin posibles ¿quizás sí?.
      Al margen de los que pase, el hecho de haberte encontrado e intercambiado sentimientos-conocimientos, ha merecido la pena.

      Besosabrazos con mucho Autoconocimiento-amor.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar